¿Cómo sé si un vehículo tiene la calidad prometida?

Una experiencia de más de noventa años y un vasto número de clientes fijos son, naturalmente, criterios de una buena gestión empresarial. Cada vehículo que llega se somete a un control supervisado por una organización certificadora TÜV. El informe de la prueba se pone en su totalidad, sin reserva alguna, a disposición del cliente para que usted siempre sepa lo que compra. Es lo que llamamos “calidad conocida”. Además nos tomamos en serio todas las reclamaciones. En caso de averías serias no consignadas, abonaremos (una parte de) los costes de reparación.

Aceptamos:
Nuestras certificaciones:
Nuestros compañeros: